La autoestima no señala un núcleo estable. Está sujeta a un constante proceso de cambio y transformación.
La autoestima desempeña la función de termostato emocional modulando el impacto de las emociones negativas, evitando que se extiendan al resto de la vida.